Compartir
José Raúl Santana/Buzzer Beater

“Fue algo increíble ver a las personas parar en el medio de la autopista para aplaudirnos o grabar. Nunca pensé que el pueblo de Puerto Rico nos apoyaría de esa manera”.

Así describió el escolta Víctor Rosa el recibimiento que le dio Puerto Rico a la selección nacional Sub-17 que hizo historia el pasado domingo al ganar la medalla de bronce del Mundial de dicha categoría.

“Se siente increíble el orgullo que da sentir que tu país hizo historia frente al mundo”, destacó el valioso canastero.

Rosa junto a Luis Rolón, Sebastián Martínez, Diego González, Jermaine Miranda, Derek Luna, Diego Romero, Christian Cruz, Harry Sosa  y el cuerpo técnico encabezado por Omar González, Raymond Cintrón y Miguel Torres, arribaron en la tarde de ayer a la Isla con la presea de bronce colgada en su cuello y llenos de alegría.

André Curbelo, Tory San Antonio y Phillip Wheeler no viajaron a Puerto Rico para el recibimiento.

“Es algo inexplicable no pensé que iba a ser así. No pensé que fuéramos a unir tanto el pueblo de Puerto Rico. No pensé que iba a ser tan grande. Es algo super emocionante”, comentó Rolón.

“Son tantas emociones que uno no sabe como reaccionar. Si reír o llorar. Si gritar o algo pero era demasiado la felicidad. Pero todo por mi Puerto Rico”, agregó.

El combinado nacional salió del aeropuerto en caravana por varias calles de San Juan hasta llegar al coliseo Roberto Clemente donde culminó el jolgorio.

“Me siento súper emocionado y contento con esa caravana. Nos recibieron más que bien. Fue algo inolvidable. Para mi significa mucho porque logramos algo grande. Hicimos historia nadie creía que estuviéramos ahí y Omar nos dijo que no lo teníamos que creer y nosotros lo hicimos y lo hicimos gracias a Dios”, manifestó Miranda.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here