Compartir
Foto tomada de americateve.com

El armador boricua Ángel Rodríguez, que lideró a la Universidad de Miami al Sweet 16 del torneo NCAA, habló hoy en el segmento de Buzzer Beater en La Garata de La Mega sobre su participación en el torneo de la NCAA, la decisión que tomó a los 15 años de irse a jugar a Estados Unidos y su nueva vida en Cristo, entre otras cosas.

LGM: La Garata de La Mega
AR: Ángel Rodríguez

LGM: ¿Estás satisfecho con haber alcanzado al Sweet 16 del torneo NCAA?
AR: “A mi nunca me ha gustado perder. En realidad no estoy satisfecho con haber llegado al Sweet 16. Cuando miro toda mi carrera en sí, la realidad es que estoy bien agradecido de Dios porque esto era algo que yo soñaba desde pequeño y jamás pensé que la oportunidad se me diera. No tan solo estar a este nivel jugar, alcanzar al Sweet 16 es algo grande, me hace sentir humilde y privilegiado”.

LGM: Sobre los halagos del entrenador de Miami, Jim Larrañaga.
AR: “El dirigente siempre está diciendo muchas cosas buenas de mí y del equipo. Yo trabajé duro y no fue fácil. Aveces como latino no tan solo podemos ser discriminado pero alomejor no nos respeten tanto porque no crecimos en Estados Unidos, pero es un carácter. Con el tiempo ellos entendieron que tenían que respetarnos”.

“El no es tan solo dirigente, él te trataba como si fuera su nieto. Yo digo nieto porque es mayor. Siempre te está abrazando, dándote cariño no solamente con palabra sino que fisicamente también”.

“Yo siempre estuve acostumbrado. Por ejemplo yo jugando con Wichie (Luis Ruiz) te gritaba dentro del juego, pero cuando te saludaba te daba un beso y ese el tipo de relación que a mí me ha gustado tener. Una relación de padre e hijo, una relación de amigo. Honestamente eso fue lo que conseguí en Miami”.

LGM: ¿Recomendaciones a los chamacos de 10, 11 y 12 años que están buscando seguir tus pasos de irse a estudiar y jugar a los Estados Unidos?
AR: “Mi recomendación a cualquiera que me está escuchando es que si tiene la oportunidad de irte, veté, siempre y cuando sepas que vas a estar en buenas manos. Porque el irte no significa que vas a tener un dirigente que tenga buenas conexiones, que es respetado o que vas a ir a un buen programa. En el desarrollo (como jugador) en Puerto Rico obviamente Wichie (Luis Ruiz) y otra gente me ayudaron. En cuestión de irme fue Javi Gonzalez el que me ayudó. La razón por la cual me sentí cómodo para irme era porque ya Javi había pasado por lo que yo estaba a punto de pasar. El había pasado por la misma persona que yo iba a pasar que fue mi dirigente en Miami. Ya él me había explicado todo, con quien iba a estar, cual era el lugar… Yo no dije que si te quedabas en Puerto Rico no ibas a tener oportunidad. Pero si las oportunidades son menos y las universidades muy prestigiosas alomejor no te vayan a mirar. Pero han habido casos como Andrés Torres que es mi hermano, que terminó su escuela superior en Adianez y terminó yéndose para los Estados Unidos”.

LGM: En cuanto a la decisión de irse a jugar y estudiar en Estados Unidos a los 15 años.
AR: “No fue una decisión fácil. Para mí fue fácil porque para mí como niño yo quería alcanzar mi sueño. Yo sabía que al tomar esta oportunidad iba a estar más cerca de lograr mi sueño. Pero no fue fácil para mi mamá porque siempre fui el bebé de ella. Aunque soy el mayor he sido su bebé y al mi papá fallecer, yo sé que soy lo único que ella tiene de mi papá en este mundo. Se le hizo super difícil. Tuve que contar con el apoyo de mis abuelos para tratar de convercerla porque no me quería dejar ir.

Al final del día se pusieron todos en la misma página dijeron que hay mucho talento en Puerto Rico que se pierde. No tan solo eso, hay mucha gente y joven que al final del día termina tomando malos pasos y hay muchas amistades que han terminado muerta. Ellos nunca quisieron ser la razón por la cual yo fracasaba por el hecho de que no me dejaron ir”.

LGM: ¿Diferencias en el baloncesto de escuela superior de Puerto Rico y el de Estados Unidos?
AR: “Puerto Rico es una Isla de gares, especialmente en las categorías menores. Todo el mundo tiene casi la misma estatura. Al yo llegar acá ya había muchachos muchísimo más altos. Chamacos que ya donqueaban la bola en el grado 9 y 10. Cuando en Puerto Rico yo creo que había jugado con una sola persona que había donqueando. Aquí daban los tapones bien arriba y pues al principio me daban mucho tapón y se me hacía difícil terminar la jugada alrededor del aro. Me frustraba. Pero entendí poco a poco que era parte del proceso…”

LGM: ¿Que cosas añadiste a tu juego que te hicieron convertirte en un guard completo que podía dominar?
AR: Una de las cosas primordiales era como saber usar mi cuerpo. La flotadora. En High School no usaba la flotadora. Es vital (la flotadora).

LGM: Sobre su aguerrida defensa
AR: “Tuve la oportunidad de jugar con dirigentes defensivos a temprada edad como Landy (Orlando Pantoja) en Adianez, que le encanta la defensa”.

“Al ser una persona que le gusta competir y ganar yo siempre dije que uno tiene que hacer las dos cosas. Uno tiene que anotar y defender. Nunca quise ser el jugador que mete 22 puntos pero me meten 25. Si yo voy a dominar, quiero dominar en los dos lados de la cancha. Otra cosa, aveces la ofensiva no fluye y tu necesitas impactar el juego en otras facetas que no sean anotando la bola. La defensa es algo que tu siempre vas a poder impactar porque se trata de energía, no se trata de suerte”

LGM: ¿Como fue esa experiencia en el March Madness y este año Senior que tuviste?
AR: “Ganar hace la experiencia mucho mejor. Tuve la oportunidad de ganar dos juegos, el cual suena como poco, pero es bien difícil ganar un juego. Individualmente hablando en el segundo juego cuando jugamos con Wichita State, el armador de ellos tenía la reputación de uno de los mejores armadores en los Estados Unidos. El juego no había empezado y ya estaban hablando de él. Honestamente pienso que si las cosas que yo hice las hubiese hecho un americano (le daban mas crédito)”.

LGM: ¿En Puerto Rico jugabas como tirador no jugabas de armador. Cuando te vas a Estados Unidos funges completamente como armador. Como fue esa transición de escolta a armador?
AR: “Yo siempre jugaba la dos. Carmelo (Betancourt) era el point guard mio. Y como jugador siempre lo admiré. Al final del día sabía que si yo quería llegar tenía que hacer la transición y obviamente no me iba a poner a pelear con Wichie a que me pusiera a jugar la uno. Al final del día, Carmelo ya estaba establecido y así eran las cosas. Yo siempre estaba pendiente y aprendía cosas de él porque sabía que ya pronto tenía que hacer la transición. Honestamente se me hizo más facil por simplemente mirar y aprender de alguien que ya jugaba la uno. Al final del día no me considero como un armador natural, porque me gusta anotar, pero hoy día no me puedes decir un point guard estelar que le gusta pasar y no tirar”.

LGM: ¿Cuáles son tus planes sobre la Selección de Puerto Rico. Te han hecho el acercamiento y tienes planes de hacerte disponible para jugar por Puerto Rico?
AR: “Para mi siempre será un orgullo representar a Puerto Rico. Me han hecho el acercamiento. Por lo que veo ellos tienen planes para mi más para el futuro. Entiendo eso completamente. Ya hay jugadores establecidos y respeto todo eso. Pero pienso que los planes de ellos para mí son más para el futuro y aquí estaré diciendo siempre presente, esperando con paciencia porque la final del día yo también tengo mis planes para el presente que no tienen que ver en nada con la selección de Puerto Rico. Vuelvo y repito para mi será siempre un orgullo y siempre estaré disponible siempre y cuando ellos tengan el mismo interés que yo tengo”.

LGM: Tu pensar del estilo de juego de los Warriors (catch and shoot) donde los chamaquitos hoy día lo que hacen es imitando lo que hace un tipo como Stephen Curry?

AR: “Si yo tengo un hijo, primo o hermano que esté mirando a Steph Curry, honestamente le digo que está mirando a un jugador incorrecto. Que se pongan a mirar a otros jugadores como Chris Paul y jugadores que son más realístico porque la verdad es que las cosas que hace ese hombre son cosas que yo pienso que él no puede ser humano”.

LGM: Sobre su amor y su vida en Cristo 
AR: “Hemos estado juntos por seis años, desde High School. Cuando yo vine solo, ella y su familia siempre estuvo ahí conmigo, haciendo lo que yo necesitaba. Yo siempre creía en Dios, pero recientemente comencé a ir a la Iglesia y sentí el llamado y le entregué mi vida a Cristo. Tuve que cambiar mi estilo de vida y uno de los planes que tenía era casarme con la que entonces era mi novia. Lo que hizo que el proceso avanzara un poco más fue que yo le entregara mi vida a Cristo. Tuve que hacer muchos cambios en mi vida y uno de ellos fue el no estar en fornicación como la Biblia habla. Básicamente esa fue la razón por la cual pasó tan pronto como acaba de pasar”.

Audio completo de la entrevista:

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here