Inicio Atletismo Adanelys Rodríguez León: un diamante del caserío

Adanelys Rodríguez León: un diamante del caserío

La joven de 15 años del residencial Villa Esperanza en San Juan luce como una de las promesas del atletismo puertorriqueño

33
0
Compartir
> José Raúl Santana/Buzzer Beater

Sus recientes actuaciones confirman que es una de las promesas del atletismo puertorriqueño.

Se trata de Adanelys Rodríguez León, una joven de 15 años que está dando de qué hablar dentro del óvalo al destrozar recientemente varias marcas que por años no se habían podido romper.

La atleta de Cupey Track rompió recientemente la marca de 800 metros en la categoría 16-17 al cronometrar 2:11.09 dejando atrás el récord que había establecido Cynthia Rivera en el 2008 de 2:15.81.

También rompió la marca de 1500 que poseía Angelin Figueroa Rivera de 4:50.25 al establecer 4:48.83.

Pero la atleta del residencial Villa Esperanza, de San Juan no se conforma con lo logrado y dijo que quiere lograr más.

“Mis metas en esta temporada es mejorar mis marcas en los eventos de 800 y 1,500 pero por ahora estoy más enfocada en los 800 (hacer 2:09 o menos). Estoy entrenando muy fuerte para lograr mi objetivo y con Dios mediante sé que lo lograré”, expresó.

“También estoy trabajando para clasificar al Mundial en los 800 metros”, añadió.

Rodríguez León podría lograr dichos objetivos en sus próximos compromisos que serán “las clasificatorias de UAA y AAJI, y con Dios mediante en las finales de las mismas y luego de todo eso también estaré participando en las Nacionales”.

La estudiante de décimo grado del Colegio Nuestra Señora del Carmen asegura que tiene un futuro prometedor. Por eso no deja que nada ni nadie dentro del residencial público la desenfoque del camino del bien.

“A mi me gustaría ser una atleta reconocida, ser motivación para las jóvenes, ya que muchos no tienen la oportunidad de practicar un deporte, porque algunos no tienen el apoyo de sus padres o simplemente no tienen los recursos. Con la ayuda de mi madre, Morayma León, toda mi familia, compañeros y por supuesto Dios, sé que mi futuro será uno prometedor”, aseguró.

“No hay excusas para nada, si uno quiere uno puede. Muchas personas piensan que como uno es de residencial pues no tenemos ninguna oportunidad o simplemente no creen en nosotros, pero de residenciales han salido muy buenos atletas. Yo vivo orgullosa de donde soy y no lo tengo que esconder de nadie. Mi familia y yo hemos tenido que hacer muchos sacrificios, luchando día a día para ser una persona de bien y enfocada en lo que quiero. Es cierto qué hay malas influencias, pero uno decide el camino que quiere escoger, y yo escogí el camino del bien”, sentenció.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here