Compartir
> José Raúl Santana/Buzzer Beater

El dirigente de los Angels de Discípulos de Cristo de Bayamón, Francisco Otero, presentó sus opciones para salvar la temporada del voleibol escolar que ha sido detenida por los estragos que dejó el catastrófico huracán María en Puerto Rico.

“Creo que se puede salvar. Hay opciones como hacer carnavales en colegios donde las canchas estén habilitadas para terminar la liga (LACC)”, expresó Otero.

Sobre la Copa El Nuevo Día, considerada el certamen nacional, dijo que deben celebrarlo preferiblemente en diciembre.

“Creo que se puede mover más tarde en noviembre o diciembre. Es el torneo más importante del año y no lo podemos dejar perder. Hay opciones y personal que quiere colaborar para que este gran evento se de”, manifestó el técnico.

Discípulos de Cristo fue una de las instituciones que no pudo celebrar su torneo invitacional por los escollos que dejó el monstruo atmosférico. Sin embargo, están buscando una nueva fecha para celebrar el mismo, según Otero.

“El torneo del colegio está bajo evaluación ya que sería el segundo año consecutivo que no se pudiera hacer. Entiendo que Julio (Meléndez) está buscando una fecha para que se pueda dar”, declaró.

Asimismo dijo que sus jugadores están locos porque retome la acción para despejar la mente.

“Los muchachos están desesperados y ansiosos. Yo no quiero que muera aquí”, dijo.

Ha sido una situación sumamente dura en la que nos ha cambiado la vida a todos. Primero tenemos que evaluar si todos los jugadores están disponibles para continuar. No sabemos si han sufrido danos en sus hogares y como está la situación en sus casas. Se que somos un país luchador y nos levantaremos de está más fuerte que nunca”, agregó.

Por otra parte, Otero informó que el lunes la Liga Atlética de Colegios Cristianos (LACC) sostendrá una reunión con sus componentes para tomar unas decisiones respecto a los torneos que organizan.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here