Inicio Editor's picks Cuando competir sacrifica el desarrollo deportivo de los niños y jóvenes

Cuando competir sacrifica el desarrollo deportivo de los niños y jóvenes

“¿No sabéis que los que corren en el estadio, todos a la verdad corren, pero solo uno se lleva el premio? Corred de tal manera que lo obtengáis", 1ra de Corintios 9:24

30
0
Compartir

Por: Ricardo Picorelli / Educador Físico, TPI Junior Golf Trainer Level 3 y K-Vest TPI3D Human Motion Instructor Level 1

A medida que el siglo 21 sigue evolucionando rápidamente alrededor de la tecnología, la ciencia, y todos los demás matices sociales; se asume comúnmente que esta forma de pensar también se aplica al desarrollo del niño en un entorno deportivo. Es dentro de esta creencia que, a partir de un conjunto específico de habilidades deportivas (especialización) a una edad temprana, se producen en la nueva estrella en cualquier deporte determinado.

Es con esta mentalidad de que hay una población creciente de niños, tan jóvenes como de 5 o 6 años de edad, colocados en la configuración de los deportes competitivos individuales y de equipo con las presiones mentales y fortaleza física que estos deportes demandan en su estado de competencia.

Nuestra Isla, se ha sumergido en este ciclo vicioso de poner a competir desmedidamente durante todo el año. Este proceso ha puesto en un limbo a grandes maestros los cuales exponen su talento de desarrollar y la ola competitiva muchas veces los fuerza a cambiar su enfoque a uno de ganar a toda costa.

La razón la cual esto sucede son varias, el salario adicional o bono por “ganar” siempre es un aliciente en nuestra economía. Ganar campeonatos lo más seguro les traerá mejores oportunidades de seguir escalando a puestos de dirigente en niveles superiores del deporte que manejan. Yo, estoy a favor de todo lo anterior pero no a la expensa de poner en riesgo y sobre pasar etapas de desarrollo esenciales de nuestros chicos y chicas. Eventualmente esas brechas en su desarrollo en los años de formación serán su punto detrimental cuando continúen la progresión de su vida deportiva.

Nuestros triunfos en deportes colectivos e individuales a temprana edad (8 a 14 años) ha sido evidente en los escenarios deportivos del Tenis, Golf, Pista y Campo, Voleibol, Baloncesto y Béisbol. En esas edades tempranas, hay clubes municipales y privados formando equipos competitivos de chicos y chicas desde los 5 o 6 años. Estos son expuestos a competir en contra de otros clubs en torneos de entidades públicas y privadas en Estados Unidos.

La diferencia entre nuestros clubes y los de EU es sencilla, los clubs en EU tienen un objetivo sistemático que tiene en perspectiva el balancear un 85% del tiempo de ese chico/chica de esa edad a desarrollar Destrezas Fundaméntales de Movimiento. El otro 15% es dedicado a aprender destrezas fundamentales del juego. Si, nuestros equipos prevalecerán en esas circunstancias, pero, nuestros triunfos tempranos son dado a que hemos alternado el enfoque. 85% o más del tiempo es la exposición del jugador a conceptos técnico tácticos del juego y el 15% al desarrollo de destrezas motoras fundamentales a largo plazo.

Creo firmemente que proveer a nuestros chicos/chicas la oportunidad de ser apasionados y enamorarse de un juego por sobre otros. También creo que canalizar esa pasión debe ser un objetivo primario para eventualmente perpetuar ese apego al deporte en un ciudadano físicamente activo en su adultez. Muchos de los niños y niñas que se especializan a temprana edad tienden en mucho de los casos a aburrirse o pierden el interés por el deporte en las etapas que están designadas para la competencia en todo su esplendor. Uno de los varios factores de esto lo es la presión que los padres y entrenadores tienden a ejercer y a exigir que sean los baluartes y las armas principales de su equipo o el mejor de su categoría en el deporte individual que participan. Una vez más, debemos verificar el camino que estamos tomando para ver que etapa de desarrollo atlético a largo plazo estamos pasando por alto.

¿Debemos preguntarnos… Habrá otra forma de transformar nuestro enfoque de desarrollo atlético?, ¿Cuántas otras experiencias de movimiento han vivido nuestros hijos(as), atletas y estudiantes?

Como padres debemos buscar y brindar una variedad de escenarios de actividad física en puntos específicos de su desarrollo primario. Las experiencias en estas etapas deben incluir: Natación, Gimnasia, Correr, Patinaje, Ciclismo. El periodo de exposición a estas actividades son llamadas Ventanas de Oportunidad para el desarrollo de destrezas.

Estas ventanas se abrirán y cerrarán con el transcurso de su crecimiento biológico. ¿Como sabemos en cual etapa esta nuestro hijo/hija?

En nuestra próxima exposición, pondremos en perspectiva el camino que ha sido establecido el cual debemos trazar para llevar de manera certera y progresiva nuestros atletas del futuro… el camino del Desarrollo Atlético a Largo Plazo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here